Fundesalud

El Día Mundial de la Hipertensión alerta sobre la necesidad de control regular sobre una enfermedad silenciosa y sin síntomas

08:26 Mie 17 de May de 2017 Proyectos y Estudios

Fuente: Juntaex

Extremadura figura entre las comunidades con mayor riesgo cardiovascular, según se desprende del estudio Hermex sobre la prevalencia de esta enfermedad en la población extremeña. Así lo ha explicado este martes el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, con motivo de la campaña del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, que se celebra mañana 17 de mayo, y donde ha estado acompañado por el investigador Nicolás Roberto Robles, el gerente de Fundesalud, Miguel Álvarez Bayo, y el director general de Planificación, Formación y Calidad Sociosanitaria, Luis Tobajas.

Vergeles ha señalado la necesidad de concienciar a la población sobre medirse la tensión con regularidad porque “es una enfermedad silenciosa y sin síntomas”. La tensión se considera elevada por encima de 14-9 y requiere control médico.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en el mundo y la hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo más importantes para las distintas patologías cardiovasculares como el ictus, la insuficiencia cardíaca, arritmia, infarto de miocardio, insuficiencia renal, etcétera. El sedentarismo, el tabaquismo, el colesterol alto y el envejecimiento de la población son factores que influyen en la situación de Extremadura, “siempre entre la de más riesgo”, según ha indicado el doctor Robles. A eso hay que añadir que se ha ido descuidando la dieta mediterránea.

El estudio Hermex, llevado a cabo por el Programa de Investigación Cardiovascular, se hizo sobre 2.833 extremeños y extremeñas de entre 25 y 79 años. Su resultado dio una prevalencia de hipertensión arterial global del 35,8% y con mayor incidencia en hombres que en mujeres. Esta investigación es una de las más importantes del país y detecta en varios años la evolución de los factores que influyen en la hipertensión.

Las recomendaciones mundiales son medir periódicamente la presión arterial y seguir las cinco recomendaciones no farmacológicas que han demostrado disminuir la presión como la pérdida de peso, si hay obesidad o sobrepeso, ejercicio físico regular, reducir el consumo de sal, aumentar la ingesta de frutas y verduras y limitar el consumo de bebidas alcohólicas a no más de una o dos unidades al día.